Carta al viento de esta ciudad.

Hola princesa,

Hay muchas cosas que quisiera contarte y no tengo idea de donde empezar, lo que más recuerdo es ese primer día cuando los caminos del bosque se volvieron una carretera y las estrellas dejaron de ser la única luz en la noche, cuando los ríos dejaron de cantar por que nadie los escuchaba, cuando las nubes se volvieron una costra gris en el cielo, ese día te empecé a extrañar. Ese día, que el cielo no se iluminó, que el ruido se apoderó de nuestro bosque y que las estrellas nos abandonaron, ese fue el día que te fuiste. Hacía tiempo que te habías ido pero ese día realmente el bosque se dio cuenta que no volverías.

Al bosque lo mataba tu indiferencia, aún más que tu ausencia. Lo mataba el hecho de que sabía que ya no era importante y las hojas de los árboles empezaron a caer en primavera. Los animales parecían enfermos y no salían de sus madrigueras, ni los pájaros cantaban. Era como si la noche nunca hubiera terminado, como si esperaran a que llegaras para amanecer.

Cuando te fuiste, todos esperábamos a que volvieras, de una u otra forma eras la princesa del lugar, a la que todos amábamos y con quien teníamos un apego especial.

Pero no volviste, no has vuelto y dudo que regreses. Todo ha cambiado desde ese día ¿Sabes? Desde ese día yo también me fui, dejé el bosque y decidí unirme a la ciudad que tanto odiabas. Empecé a trabajar en una oficina de cuatro paredes, frente a una computadora seis horas al día. Conducía de camino al trabajo, de camino a casa y de camino al super mercado. Comía lo que podía comprar preparado. Suicidio sin querer suicidarte. Si el bosque no te importó a mi tampoco tenía que importarme. Trabajaba para conseguir dinero, para pagar el lugar donde vivía, para pagar lo que comía, para comprar ropa nueva y muebles. Trabajaba para ir al cine, cuando mi imaginación empezó a fallar. Trabajaba para pagar la televisión y la programación por cable. Trabajaba para pagar el internet y el plan del celular. Trabajaba para no tener que pensar.

Moría de a poco para no sufrir tu partida. Estaba triste pero me enojaba extrañarte. Me enojaba que después de que te esperé y no volviste siguiera llorando a diario por ti. Había gente que intentaba socializar conmigo en el trabajo, en las calles, en el edificio donde vivía. La gente dejó de importarme cuando tu dejaste de estar.

“Regresa a darle sentido a todo” escribí en un árbol a orillas de la ciudad, que como de costumbre tenía una corteza gruesa y dura, muy distinta a la de nuestro bosque. ¿Nuestro bosque? Ese bosque era tuyo y tú me invitaste a entrar.Se volvió mi hogar desde que huimos de la ciudad, desde que nos dimos cuenta que sólo nos necesitábamos entre nosotros.

¿Te acuerdas de cuando huimos? ¿Recuerdas cuanto miedo tenía del bosque? ¿Te acuerdas de cuanto nos amábamos?

Dormir, despertar, comer, trabajar, comer, trabajar,dormir, enjuague y repita. Mi vida se volvió un ciclo de lavado, pero los recuerdos parecen manchas de sangre y no he encontrado como quitarlas de mi realidad. Estás ahí en cada lugar que paso, esta ciudad huele a ti. El bosque huele a ti. Todo eres tú y tú ¿Dónde estás?

No es que sufra porque te fuiste, sufro porque no me llevaste, porque al final nadie sabe dónde estás ni a dónde pudiste ir. Hay gente que incluso te dio por muerta, pero se que eso no es verdad. De una manera inexplicable se que estás viva, espero que regreses pronto o que al menos un día de estos esta carta llegue a ti. Que el viento de esta estúpida ciudad lleve mis letras a tus manos y puedas ver que te extraño, que el bosque te extraña. Que aquí estoy, esperando a huir contigo cuando quieras. De nuevo.

Atentamente, tu príncipe del bosque.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: