Impulsos eléctricos y despedidas

Los instantes se quedan en tu memoria, las imágenes, las palabras, las caricias. Todo se convierte en impulsos eléctricos y se van guardando en el disco duro. Todo eso que estás viviendo en este instante ya no es más que un archivo guardado e indexado. Sabes que es sentir, pero realmente no sientes. Piensas, procesas, miras, caminas, tocas, juegas.

Existes, eres, estás.

¿Sientes? No. Sentir es lo que te falta para ser perfecta, para ser más humana, para no ser tan fría. Eso es una metáfora, sé que sueles no entenderlas, por fría no me refiero al metal del que estás hecha, me refiero a la manera en que te comportas. Alejada, distante.

Tus silencios no tienen significado y por lo regular sólo es el tiempo que tardas en encontrar las respuestas adecuadas a las preguntas que te plantean. Todo es en base a estímulos externos, no tienes conciencia y no te preguntas nada. No tienes curiosidad. No puedes amar. No puedes soñar. Estás inválida y aún así eres mejor que muchos nosotros.

Siempre ganas, pero no sabes dejar ganar. Sabes lo que los gestos de la gente significan pero no porqué están sucediendo.

Y no importa cuanto tiempo pase intentando reparar todos los errores persistentes nunca serás ella, por más que seas idéntica y que hasta haya logrado que la voz sea la misma. Eres un objeto vacío y verte ahí sentada no sirve de nada. La quiero a ella, ella que es más perfecta que tú sólo por todas sus imperfecciones. Sus berrinches, su manera de exigir atención, esa forma en la que se muerde el labio cuando se pone nerviosa al hablar. Todo eso la hace humana y no importa cuan similares sean tu sigues siendo un simple pedazo de metal y silicio.

La quiero ella y te construyo a ti, tengo miedo de que acercarme demasiado a ella implique que se aleje. En cambio tú estarás siempre porque yo te creé. Siempre serás mía y siempre estarás incompleta, siempre serás mía y nunca serás ella. Hoy hablo de esto viendo las cámaras que tienes por ojos, esas que escondí en las pupilas de cristal, esperando que entiendas porqué tengo que apagarte. Entiende que no es que haya dejado de intentar que funciones, simplemente quiero hacer que las cosas funcionen con ella, la real. La que siente.

Ella es mi instante y no pienso perderla. No hoy. Adiós.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: