Archivo del autor

Tu siempre soportada levedad.

Hay personas que llegan a tu vida, no las esperabas, no las buscabas, pero seguramente -y muy dentro de ti- las necesitabas. Sinceramente es difícil ponerle título, que mas da, “Teoría de la atracción”, soledad… al final el resultado es el mismo: apareces y ni te esperaba. Bienvenido seas. Ya he comprobado muchas veces que lo espontáneo es tal vez no lo mejor, pero la experiencia por si sola es exquisita y me encanta. Una sorpresa, así eres.
Los yuppies, calificarían tal vez a la espontaneidad como algo pasajero, que no obedece a la razón, algo más visceral y poco cerebral. Seguro tienen razón, la mente sólo puede controlar el curso de aquellas reacciones, espontáneas o no. No podemos decidir estar eufóricos o estúpidamente enamorados, en cambio siempre podemos decidir en que momento detener el proceso. (SÍ, ES DIFÍCIL Y HAY QUE AGARRARSE LOS HUEVOS PARA HACERLO)
Mi pinche título de esta entrada, es horriblemente pretencioso ahora que lo leo. No me importa, se me ocurrió en un minuto, esta bien, fue espontaneo. Tú también así eres, no forzas nada, te relajas, lo dejas fluir y te funciona. Por eso te quiero, por genuino. Quizá también me alejo. Al final me he dado cuenta que a muchas nos cuesta trabajo romper con el patrón del hombre cabrón, patán, imbécil, nos gusta sufrir y sentir ese sube y baja en las relaciones, ponerle sal al caldo. A veces no sé si me voy a comer el caldo frío o caliente, pero siempre lleva sal.
Al final, es difícil soportar tu ‘levedad’. Reacciona.

Mierda, esto quedó horrible.

Anuncios

¡Atención!

¿Por qué la fama de muchas “personalidades” del espectáculo se debe sólo a escándalos? ¿Por qué muchos jóvenes caen en problemas con drogas y el alcohol? ¿Por qué te arreglas un poco más de lo habitual cuando sales a divertirte? Indiscutiblemente todas las personas involucradas en  los diferentes casos de las preguntas buscaban lo mismo: atención.

Indirecta o directamente todos buscamos llamar de una manera u otra la atención de los demás. Y es muy cierto, te arreglas y vistes bien cuando vas a salir con una persona que te interesa o cuando buscas ser el centro de atención para obtener o encontrar algo. Recuerdas con cierto cariño a la persona que el día de tu cumpleaños te escribió una carta, te regalo algo o te hizo el día con una tierna llamada que a aquel que te felicito y “nada más”. La gente, sobre todo en las redes sociales busca lucir atractiva en sus fotos, nunca verás a una persona “real” en cuya foto luzca con un moco de fuera o la ropa llena de manchas de mole ¿cierto? Obviamente entre mejor sea la imagen más atención obtendrá.

El hecho de que alguien te preste un “poquito” de su atención te hace sentir que la otra persona te está dando importancia. A todos nos pasa, la persona de la cual estamos enamorado/a o nuestro mejor amigo/a nos quita un poco de la atención que diario nos da e inmediatamente nuestra paranoia nos ataca y pensamos “ya no me quiere”, “seguramente se enojo por lo que dije ayer”, “ya no le gusto”, “tiene a alguien más”, entre muchas otras frases que sólo denotan nuestra inseguridad.

Este tema de la atención me parece interesante ya que se debe manejar con cuidado, si no se presta la suficiente entonces que porque “no lo pelas” que si les das demasiada entonces eres un “encimoso/a”. Chicos, saben que las mujeres somos mucho menos visuales que ustedes y a nosotras nos conquistan con los detalles que, claro en cada mujer son distintos pero al fin de cuentas son atenciones. Habrá a quien le guste que le regalen flores, otras más preferirán que las lleven a cenar o a bailar, otras son felices sólo con que ustedes sean más cariñosos, en fin para todos hay, el chiste es encontrar como llamar la atención de la persona en cuestión.

La atención esta en todos lados y es completamente imprescindible en nuestro día a día.

En mi experiencia propia podría asegurar que a cualquier persona que reciba un poco o mucho de tu atención te considera e incluso te llega a estimar más que alguien a quien no le prestaste nada o muy poca atención.

Y bien, me gustaría terminar preguntándoles a ustedes si creen que ¿La atención es la base del correcto funcionamiento de  las relaciones humanas?

Si no es ahora, será mañana…o pasado, bueno algún día lo haré….

Primera uva: bajar de peso.

Segunda uva: echarle más ganas al estudio.

Tercera uva: ir al gimnasio todos los días.

¿Les suenan conocidos estos propósitos?  ¿Se identificaron en algún punto? Año con año arrancamos muy motivados y con el deseo de llevar a cabo cada uno de nuestros objetivos a corto, mediano o largo plazo. Siendo realistas a veces muchas veces esos deseos locos por querer cumplir todos y cada uno de nuestros objetivos al paso de las semanas y en el mejor de los casos, meses va desapareciendo. Las razones para cumplirlos y/o para no cumplirlos son muchas y e algunos casos pasan cosas inesperadas y todo se sale de control. En la mayoría de los casos lo único que falta es motivación.

No se sientan tan culpables y mejor lean lo que el psicólogo de la Universidad de Illinois, Ibrahim Senay, descubrió después de realizar interesante estudio.

Básicamente el estudio consistió en que las personas participantes sustituyeran las oraciones declarativas por unas interrogativas a manera de diálogo interior. Así, en vez de declarar “Voy a ir al gimnasio todos los días” se preguntarían “¿Podría ir yo al gimnasio todos los días?”. Los resultados fueron sorprendentes y se comprobó que las personas que indagaron de modo apremiante y cuidadoso estaban más convencidos y tenía más en claro sus objetivos que aquellos que sólo declararon sus objetivos.

¿Por qué estos resultados? La gente de mente inquisitiva resultaba estar  más deseosa de cumplir sus propósitos meramente por placer y sólo motivados por el cambio, ellos buscaban una inspiración positiva desde dentro, en lugar de intentar cumplir con algún rígido estándar. Los otros voluntarios, los que sólo declararon, carecían de esta inspiración interior, lo que explica, en parte, su escaso compromiso con los cambios futuros. Además se les preguntó el porque de sus razones para alcanzar determinado objetivo y aseguraron que lo hacían por no quedar mal con la gente y así evitar que se hablara mal de ellos, sintiéndose sólo obligados.

Aplicando estos resultados en términos de recuperación de una adicción o superación personal en general, los que afirmaban su fuerza de voluntad cerraban sólo sus mentes y reducían su visión de futuro. Y los que se cuestionaban tenían la mente abierta, reflexionaban y estaban dispuestos a lograr sus metas.

Así que bueno, dejen de declarar a lo wey y antes de jurar que harán “esto o aquello” pregúntense si podrían o querrían hacer tal o tal.

¡Ánimo, tenemos cuatro meses para lograr nuestros propósitos de este año nuevo!

Del amor y esas cosas.

Según algunos estudiosos, amor se define como  la afinidad que existe entre dos seres relacionado con el afecto y el apego. Entonces, podemos decir que ¿Sentimos “amor” por una persona que apenas conocimos y seguimos a través de internet?(Sí, suena a Twitter y qué) Apegándonos a la definición antes citada del amor,  sí, dado que el apego que “sientes” por esa persona te termina haciéndola querer. El amor es sentimiento profundo y abstracto. Erich Fromm, psicoanalista alemán, en su  libro asegura que existen varios tipos de amor; se ama a la madre, se ama a los hermanos, se ama a los amigos, se ama a la pareja, se ama a Dios, se ama a uno mismo y se tienen amores platónicos.

No los canso más con definiciones aburridas, sobrevaloradas o poco interesantes del amor. Ahí les viene mi mero mole del día de hoy: el amor platónico.

El amor platónico, bautizado así por el filósofo griego Platón, es aquel amor que nace de la sabiduría, de la admiración de la esencia del ser amado, cuando uno se enamora completamente del alma de esa persona obteniendo así el conocimiento puro y desinteresado de la esencia del ser adorado. Se refiere al amor inalcanzable, aquel que por diversas circunstancias no se puede materializar; en el que puede haber o no un elemento sexual que se da de forma mental, imaginativa o idealística y no de forma física.

Entonces ¿Será posible amar a alguien que no se conoce físicamente?

Según a lo que Platón llama “amor platónico”, sí. Es entonces cuando debemos de reflexionar un momento y pensar porque Platón hablaba del amor expresado en esta forma si en sus tiempos no existía otra forma de ligarse con las personas que no fuera a través de la convivencia cara a cara, aparentemente. Con esto no quiero decir que Platón haya sido un vidente de su época y haya predicho con esta definición del amor que al paso de los años el contacto físico tendría a desaparecer más bien, él se refería al amor platónico que él o cualquier otra persona podía sentir leyendo o escuchando de las obras de sus contemporáneos o pasados.

A través de este sentimiento alimentado por la imaginación, el ser humano puede llegar a descubrir qué es lo que realmente desea en el amor o con la vida en pareja para luego poder amar de verdad, ya que en la fantasía se resuelven los pensamientos unidos a la emoción del amor.

El contar con un amor platónico en cierta forma te ubica en el camino de la visualización para luego poder hacer realidad los sueños que se visualizaron con ese amor platónico, con una persona “alcanzable”.

Tenemos aquí que la esencia del amor es la misma siempre. Desde la antigüedad  se trate de amor a los padres, a los amigos, a los hijos, a la pareja o a uno mismo,  al final siempre se busca, desea y se hace el bien al ser amado.

Finalmente, dichosos aquellos que llegan a sentir amor por una persona a la que no se conoce, de la que no se sabemos si tiene la piel deteriorada por el paso de los años o si perdió la figura después de haber tenido hijos, dichosos ellos que se enamoran del alma, del ser, de sus virtudes de sus defectos, benditos son ellos que saben que la belleza no está en aquel que la posee si no en aquel que sabe apreciarla, benditos son ellos y su amor platónico.